CONSEJOS
STOP A LOS ACCIDENTES.
LAS DISTRACCIONES.
TALLER DE EDUCACIÓN VIAL.


[IR A LOS TESTS.]


[Recomienda Autoescuelas.]


[El Rincón de los Futuros Profesores de Formación Vial.]


[Conducción en Condiciones Especiales.]


[Conducción en Condiciones Ambientales Adversas.]


[Guía Didáctica]


[Técnicas de Estudios]


[Tramitación Administrativa]


[Criterios Pruebas Teóricas]


[Página Vídeos de Tráfico.]


[Test tipo multirespuesta.]


[Página consultar examen DGT.]


[Página consultar saldo puntos DGT.]


[Página Consultar Estado de las Carreteras.]


[Página Guía de los Peatones.]


[Ocio y Vacaciones.]


[Alcohol y Conducción.]


[Educación Vial.]


[Enlaces de Interés.]


Resolución óptima 1024x768


CONTACTAR CON TESTVIAL


[Consejos y Aviso Legal.]


 

Efectos que produce el alcohol sobre la conducción

La acción del alcohol que interesa desde el punto de vista de la Seguridad Vial, es la referente al sistema Nervioso, pues de ella dependen las modificaciones en las aptitudes y comportamientos del conductor.

Aunque pueda sorprender a quienes no conocen el tema, el alcohol es un depresor del Sistema Nervioso Central, en el que actúa como un anestésico, similar en sus funciones a los anestésicos generales utilizados en medicina y actúa a todos los niveles del Sistema Nervioso, comenzando en el cerebro y continuando por porciones más inferiores según aumenta la cantidad de alcohol en sangre. El alcohol que llega al cerebro actúa sobre éste y desorganiza y desestabiliza su funcionamiento.

La aparente estimulación ejercida por el alcohol es una depresión de los mecanismos de control inhibitorios del cerebro.

En general, los efectos del alcohol sobre el sistema nervioso central son proporcionales a su concentración en sangre, si bien son más notables cuando la alcoholemia se eleva que cuando decrece.

Los efectos más importantes del alcohol, según su nivel en sangre, son:

Niveles de alcoholemia de hasta 0,8 gramos por litro:

  • Se alterarán los movimientos de los ojos, dificultándose el seguimiento de los objetos en movimiento del entorno.
  • Generalmente el sujeto se muestra más desinhibido, más afable, eufórico y optimista y con una menor capacidad de juicio.
  • Se alarga el tiempo de reacción; tiempos de reacción más lentos.
  • En estudios en circuito cerrado, se observan variaciones en el control de la dirección, en el uso del freno y en el seguimiento de la trayectoria correcta respecto a los sujetos con niveles negativos de alcoholemia.

Niveles de alcoholemia por encima de 0,8 gramos por litro:

  • Se acentúan y manifiestan las modificaciones en la visión, alterándose también el campo de visión, la acomodación al mirar objetos a distintas distancias y la capacidad de mantener fija la mirada en un punto durante breve tiempo.
  • Se altera el comportamiento: pueden aparecer modificaciones en la apatía, la falta de atención y la somnolencia.
  • La respuesta ante situaciones imprevistas se hace deficiente, aumentando considerablemente el tiempo de reacción y disminuyendo en general los reflejos.
  • Con niveles superiores a 2 gramos por litro, se hace muy difícil la conducción, aunque el individuo puede no reconocer aún abiertamente su ineptitud para manejar un vehículo.
  • Por encima de 4 gramos por litro, disminuyen progresivamente las funciones vitales hasta provocar la muerte.

En definitiva, el alcohol es incompatible con una conducción segura, fundamentalmente porque:

  • Crea un falso estado de euforia, seguridad, optimismo y confianza en sí mismo.
  • Disminuye los reflejos, aumentando el tiempo de reacción.
  • Disminuye la visión y la percepción, reduciendo el campo visual.
  • Disminuye la capacidad de movimientos.
  • Modifica las capacidades mentales de:
    • Juicio.
    • Razonamiento.
    • Atención y concentración.
    • Estado de ánimo.
  • Produce sueño y fatiga.
  • Aumenta la despreocupación, la temeridad y la agresividad.
  • Falsea la correcta apreciación de distancias y velocidades.
  • Modifica la apreciación o valoración del riesgo y aumenta el riesgo de que se produzcan accidentes.
  • El estado de euforia, seguridad, optimismo y confianza en sí mismo, lleva al conductor a sobrevalorar sus propias capacidades, a un exceso de confianza en sí mismo y a despreciar el peligro.
  • El aumento del tiempo de reacción se refleja en que, si el conductor está bajo los efectos del alcohol, ese tiempo normal de reacción se alarga y, por consiguiente, aumenta la distancia recorrida desde que el conductor percibe la señal o el peligro hasta que actúa sobre los mandos del vehículo, ya que la transmisión de las órdenes del cerebro a pies y manos se hace más lenta, se frena más tarde.
  • La reducción en la visión normal se manifiesta en que:
    • Se deterioran los movimientos habituales de los ojos, que permiten el normal reconocimiento de los objetos del entorno.
    • Provoca la aparición de otros movimientos oculares, no habituales, que pueden entorpecer la visión.
    • Se reduce la visión periférica (el campo visual), sobre todo cuando se requiere dividir la atención entre dos estímulos visuales que precisen ser analizados simultáneamente, lo que constituye una situación constante a lo largo de la conducción de vehículos.
    • La apreciación de distancias y velocidades resulta falseada porque, como se ha dicho, el alcohol afecta al sentido de la vista y es fundamentalmente a través de los ojos por donde se perciben las distancias y la velocidad.
    • La modificación en la apreciación o valoración del riesgo se manifiesta en que el conductor pierde la autocrítica, aumenta la osadía y sobrevalora sus propias capacidades, lo que le lleva a despreciar los riesgos y peligros.

Qué consecuencias tiene para la Seguridad Vial la ingestión de alcohol cuando se conduce?

El alcohol está presente en un gran número de accidentes de tráfico, especialmente en los de más gravedad. Se estima que en España, una de cada cinco muertes por causa del alcohol se relaciona con los accidentes de tráfico, lo que supone unos 4.000 fallecidos al año. Además, diversos estudios realizados en la población española apuntan a que la implicación del alcohol en los accidentes de circulación es muy alta: entre el 40 y 80 por 100 de los fallecidos presentaba alcoholemias superiores a 0,5 grs/l. de sangre.

Estadísticamente también queda demostrado que el riesgo de sufrir un accidente mortal de tráfico aumenta progresivamente a partir de un nivel de alcohol de 0,5 grs/l. y que con 0,8 grs/l. este riesgo es hasta veinte veces mayor que el de aquellos conductores que no han bebido. Este riesgo va en aumento según la cantidad de alcohol en sangre y es diferente según la edad del conductor.

El alcohol, además de contribuir a que se produzca el accidente de tráfico, hace que las consecuencias de ese accidente sean más graves: las lesiones y las secuelas ocasionadas por accidente en quienes han consumido alcohol son de mayor gravedad y mortales con más frecuencia.

Por otra parte, e independientemente de lo anterior, quienes conducen bajo la influencia del alcohol hacen un menor uso de los dispositivos de seguridad, especialmente del cinturón de seguridad.

Normas sobre bebidas alcohólicas y conducción.

Las normas sobre bebidas alcohólicas en relación con la conducción de vehículos y la circulación se encuentran contenidos en los artículos 20 al 26 del Reglamento General de Circulación.

No podrán circular por las vías objeto de la legislación sobre tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial, los conductores de vehículos con tasas de alcohol en sangre superior a:

  • Para los conductores en general: 0,5 grs/l. en sangre y 0,25 en aire.
  • Para principiantes: 0,3 grs/l. en sangre y 0,15 en aire.
  • Para profesionales: 0,3 grs/l. en sangre y 0,15 en aire.

Para determinar la tasa de alcohol en sangre es necesario realizar las correspondientes pruebas.

Están obligados a someterse a las pruebas para la detección de las posibles intoxicaciones por alcohol:

  • Todos los conductores de vehículos.
  • Los demás usuarios de la vía cuando se hallen implicados en algún accidente de circulación.

Por su parte los Agentes de la Autoridad encargados de la vigilancia del tráfico, podrán someter a dichas pruebas a:

  • De carácter preventivo, a cualquier conductor elegido de forma aleatoria.
  • A quienes presenten síntomas, por su actuación o manifestaciones, de conducir bajos los efectos del alcohol.
  • Con motivo de haber cometido algún tipo de infracción a las normas de circulación.
  • Tras haber sufrido un accidente.

Las pruebas para la detección de la posible intoxicación por alcohol consistirán normalmente en la verificación del aire espirado mediante alcoholímetro oficialmente autorizados, que determinarán de forma cuantitativa el grado de impregnación alcohólica, y se practicarán por los Agentes encargados de la vigilancia del tráfico.

La razón de que, analizando el aire espirado, se pueda medir el grado de concentración de alcohol en la sangre, está en que existe una equivalencia conocida entre el alcohol en sangre y en espirado (1:2.300, que se redondea a 1:2.000, más favorable para el interesado). Estos aparatos manuales de que están dotados los Agentes encargados de la vigilancia del tráfico, están hoy tan perfeccionados que son lo suficientemente exactos como para no dudar de ellos y, por otra parte, no son manipulables.

El conductor requerido para someterse a una prueba de alcohol, tiene que soplar con suficiente fuerza a través de un pequeño tubo o boquilla hasta que aparece el grado de concentración alcohólica en el alcoholímetro, grado que, como antes se ha indicado, se expresa en tantos por mil y que puede comprobarse leyendo las cifras.

Si en la prueba con un alcoholímetro de precisión superase la tasa máxima permitida, el conductor tiene derecho a una segunda prueba después de que hayan transcurrido 10 minutos desde la primera. Si el resultado siguiera siendo positivo, el conductor puede exigir una prueba de contraste a través de un análisis de sangre o de orina. Los costes de la prueba correrán a cargo del conductor si el resultado de la alcoholemia es positiva; o de la Administración, si el contraste es negativo.

Inmovilización del vehículo.

Salvo en el caso de que pudiera hacerse cargo de la conducción otra persona debidamente habilitada para ello, el Agente podrá proceder a la inmediata inmovilización del vehículo, mediante su precinto u otro procedimiento efectivo que impida su circulación, cuando:

  • El resultado de las pruebas y, en su caso, de los análisis fuera positivo.
  • El conductor se negare a efectuar las pruebas de detección alcohólica.

La inmovilización del vehículo, salvo en los casos en que la Autoridad judicial hubiera ordenado su depósito o intervención, en los cuales se estará a lo dispuesto por dicha Autoridad, será dejada sin efecto tan pronto como desaparezca la causa que le motivó o pueda sustituir al conductor otro habilitado para ello que ofrezca garantía suficiente a los Agentes de la Autoridad y cuya actuación haya sido requerida por el interesado.

Los gastos que pudieran ocasionarse por la inmovilización, traslado y depósito del vehículo serán de cuenta del conductor o de quien legalmente deba responder por él.

Qué pasa si se niega a someterse al test de alcoholemia o drogas?

El conductor tiene la obligación legal de someterse a la práctica de la prueba de la alcoholemia y su negativa puede dar lugar a dos tipos de responsabilidades:

  • El Art. 380 del Código Penal castiga como delito de desobediencia grave el hecho de negarse a realizar una prueba de alcoholemia, con penas que van de 6 meses a 1 año de prisión. Por otro lado, negarse a soplar tampoco evita necesariamente la condena por conducir bajo los efectos del alcohol y, por tanto, es posible que no se evite la retirada del permiso de conducir. La negativa a soplar generalmente dará lugar a que se inicie un procedimiento penal por presunto delito de desobediencia grave.
  • Además, si los agentes consignan en el atestado que se aprecia en el conductor síntomas que evidencian el consumo de alcohol, hecho que suele ocurrir en la práctica, se imputa un presunto delito contra la seguridad del tráfico, por lo que el conductor estaría expuesto a ser condenado no por uno, sino por dos delitos.

Qué pasa si al someterse a la prueba da positivo?

Las sanciones.
Las sanciones que se imponen por conducir bajo los efectos del alcohol pueden ser de dos tipos:
  • Sanciones penales:
    La conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas u otras drogas está castigada por el Código Penal por el mero hecho de que la tasa de alcohol en aire espirado supere los 0,60 miligramos por litro (equivalente a 1,2 gramos por litro en sangre), pero también si es menor pero presenta signos evidentes de influencia alcohólica (caminar vacilante, ojos enrojecidos, dificultades en el habla...). Se inmoviliza el coche y se le cita para un juicio rápido.
    En estos casos, el conductor es castigado (si es condenado en el correspondiente juicio celebrado por un Juzgado de lo Penal) a una pena de prisión de 3 a 6 meses o a la de multa de 6 a 12 meses y trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días, y, además, a la retirada del carné por tiempo superior a 1 hasta 4 años. Este delito puede concurrir con la comisión de otras infracciones si el conductor se ve implicado en un accidente de circulación, tales como lesiones, homicidio involuntario, etc., así como con la responsabilidad civil que, en su caso pueda derivarse.
    Es importante recordar que si el asunto se tramita por la vía del juicio rápido, y si el conductor se declara culpable ante el Juzgado de Instrucción, podrá beneficiarse de una notable ventaja: la rebaja en un tercio de la pena. Por ello, es habitual que en casos flagrantes y claros, previa conformidad con el Fiscal, el conductor sea sancionado con la pena rebajada, es decir, la privación del derecho a conducir durante 8 meses, más una multa económica.
  • Sanciones administrativas:
    Por otro lado, la conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas puede ser sancionada como infracción administrativa muy grave por la policía municipal, la Guardia Civil u otras autoridades de tráfico con multa de:

    Si la tasa oscila entre 0,25 y 0,50 mg/l (profesionales y noveles, 0,15/0,30) multa de 500 € aunque se quedarán en 250 € si se paga en 20 días, y además le quitarán 4 puntos.

    Si la tasa oscila entre 0,51 y 0,60 mg/l (más de 0,30 profesionales y noveles), multa de 500 € aunque se quedarán en 250 € si se paga en 20 días, y además le quitarán 6 puntos.

    No puede sancionarse la misma infracción (la conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas) por la vía penal y por la vía administrativa al mismo tiempo, por lo que se tramitará primero por la vía penal y, si el juez, tras el juicio correspondiente, dicta una sentencia absolutoria, es posible que las autoridades de tráfico inicien los tramites para sancionar la infracción administrativamente.

Así se realiza un control de alcoholemia:

  • Selección aleatoria:
    En los controles preventivos que se hacen diariamente, se detienen vehículos al azar y se explica al conductor que se le va a someter a una prueba de alcoholemia.
  • Negativa a soplar:
    Negarse a la prueba es delito; podría haber un segundo delito si muestra síntomas de alcoholemia. Se le inmoviliza el coche y se le cita a un juicio rápido.
  • Si acepta la prueba:
    Si da positivo en el etilómetro de mano, se le hacen dos pruebas más con uno de precisión, dejando un intervalo de 10 minutos. Se toma la medida más baja.
  • Análisis de sangre:
    Si da positivo, el conductor puede pedir que se contraste la prueba con un análisis de sangre en un hospital (correrá con los gastos si se confirma el positivo).
  • Coche inmovilizado:
    El conductor no podrá continuar conduciendo si ha dado positivo: si algún pariente o amigo no puede hacerse cargo del coche, se inmoviliza con un cepo o se llama a la grúa.
  • Infracción o delito:
    Con una tasa de hasta 0,60 mg/l, multa de 500 euros y descuento de 4 ó 6 puntos. Si la supera o muestra síntomas de embriaguez, se instruye un atestado y se le cita a un juicio rápido.

Efectos que produce el alcohol sobre la conducción.

[IR A YouTube.COM.]



[IR A LA PÁGINA PRINCIPAL.]

La Mirada.

AVISO LEGAL.