CONSEJOS
EL ALCOHOL
STOP A LOS ACCIDENTES.


[IR A LOS TESTS.]


[Recomienda Autoescuelas.]


[El Rincón de los Futuros Profesores de Formación Vial.]


[Conducción en Condiciones Especiales.]


[Conducción en Condiciones Ambientales Adversas.]


[Guía Didáctica]


[Técnicas de Estudios]


[Tramitación Administrativa]


[Criterios Pruebas Teóricas]


[Página Vídeos de Tráfico.]


[Test tipo multirespuesta.]


[Página consultar examen DGT.]


[Página consultar saldo puntos DGT.]


[Página Consultar Estado de las Carreteras.]


[Página Guía de los Peatones.]


[Ocio y Vacaciones.]


[Alcohol y Conducción.]


[Educación Vial.]


[Enlaces de Interés.]


Resolución óptima 1024x768


CONTACTAR CON TESTVIAL


[Consejos y Aviso Legal.]


 

APRENDIZAJE DE LA CIRCULACIÓN.

ADAPTACIÓN DE LA CONDUCCIÓN Y CIRCULACIÓN DEL VEHÍCULO A CONDICIONES ESPECIALES Y/O PARTICULARES..

CONDUCCIÓN Y CIRCULACIÓN POR AUTOPISTAS Y AUTOVÍAS.

LA CIRCULACIÓN POR AUTOPISTAS Y AUTOVÍAS.

CARACTERÍSTICAS GENERALES.
El alumno recordará que la circulación en este tipo de vías se rige por las disposiciones aplicables al resto de las vías públicas, pero con algunas particularidades. Por ejemplo:

  • La velocidad de los vehículos es más elevada.
  • La circulación suele ser más cómoda y segura.
  • Presentan menos riesgos de producción de accidentes, pero cuando se producen suelen ser de mayor transcendencia y gravedad.
  • Existen tanto prohibiciones como obligaciones de circulación por este tipo de vías.
SEÑALIZACIÓN.
Posee una serie de características:
  • Las señales verticales serán de mayor tamaño.
  • La S-1 indicará el principio de una autopista.
  • La S-1a indicará el principio de una autovía.
  • Las señales verticales de orientacióntendrán el fondo de color azul.

ENTRADA EN AUTOPISTAS Y AUTOVÍAS.

PUESTOS DE PEAJE A LA ENTRADA DE LA AUTOPISTA.
La entrada en autopista y autovía ha de efectuarse por los lugares especialmente habilitados al efecto que dispondrán de carriles de aceleración.

Cuando la autopista es de peaje, existe el puesto de peaje o control, de cuya ubicación advierten las señales correspondientes. En este puesto de control, unas veces se abona la tarifa y en otras se recoge una tarjeta o ticket de entrada que, para satisfacer el importe del peaje, se entrega en otro puesto de control situado a la salida. En ocasiones, también existen otros puestos de control o peaje situados en lugares estratégicos de la autopista.

Para acceder a las distintas cabinas del puesto de control suelen existir varios carriles, uno por cada cabina, todos ellos regulados con su correspondiente semáforo de carril. Cuando el semáforo está en rojo, no debe utilizarse ese carril, porque está cerrado, al igual que la cabina a la que conduce.

En ocasiones existen carriles y cabinas especiales reservados para vehículos de grandes dimensiones, de todo lo cual el conductor es informado mediante las correspondientes señales.

Estos carriles sólo pueden ser utilizados por los vehículos para los que están reservados.

Por tal motivo, al aproximarse al puesto de peaje o control hay que observar con suficiente antelación la señalización y comprobar qué cabinas están abiertas, cerradas o reservadas a determinados vehículos y las distintas formas de pago, para así poder elegir el carril que más convenga y no entorpecer el tráfico, entrando en las cerradas o reservadas.

Una vez observada la existencia del puesto de control o peaje, el conductor deberá seleccionar el carril adecuado a su destino y en su caso a la forma de pago, pudiendo ser obligatoria la detención ante él, bien para pagar, en efectivo o con tarjeta de crédito o para retirar el ticket de entrada, permaneciendo detenido hasta que se encienda la luz verde en el semáforo o se levante la barrera.

La observación con anticipación suficiente de la señalización es importante, porque de entrar en un carril en el que solamente existe una máquina en la que se introduce la tarjeta de crédito, al conductor le será imposible pagar en efectivo, colapsando ese carril, no pudiendo continuar al frente por existir una barrera o semibarrera y tal vez sin poder maniobrar marcha atrás por haber toda una fila de vehículos detrás y lo mismo ocurre si pretende pagar con tarjeta en un puesto en el que únicamente existe un cesto donde se depositan las monedas con el importe exacto.

En el supuesto de disponer de una tarjeta de telepeaje, es decir de un emisor o transmisor de un código, que está asociado a una cuenta bancaria, el conductor deberá seleccionar el carril reservado para este sistema de pago, que estará convenientemente señalizado, reduciendo la velocidad de manera que no rebase los límites establecidos para circular por este carril, con el fin de que el receptor capte las emisiones de la tarjeta, momento en el que se apagará la luz roja del semáforo y se levantará la barrera o semibarrera, en su caso. De circular a mayor velocidad podría no ser captada la emisión y pasar con el semáforo en rojo, activándose un sistema de seguridad y fotografiando el vehículo y en su caso, colisionando con la barrera o semibarrera.

Después de los puestos o cabinas de control o peaje, si existieran, el conductor se encontrará con el carril de acceso a la autopista o carril de aceleración.

La misión de estos carriles, como su propio nombre indica, es disponer de un tramo de longitud suficiente, en el que se pueda acelerar para adquirir la velocidad adecuada y próxima o igual a la que llevan los vehículos que por ella circulan, para incorporarse e intercalarse entre ellos sin peligro ni entorpecimiento alguno.

Para incorporarse, el conductor debe:

  • (P) Posicionarse en el carril de forma que pueda observar el tráfico de la autopista o autovía.
  • (V) Adquirir una velocidad similar a la que llevan los vehículos que circulan por la autopista o autovía.
  • (O) Observar el tráfico, la vía etc. para adaptarse con anticipación a las nuevas circunstancias.
  • (R) Observar a los vehículos que circulan detrás por el carril de aceleración, distancia de seguridad que mantienen, si pretenden adelantar, etc., así como los vehículos que circulan por la autopista, si está libre el carril al que van a acceder o, en caso contrario, calcular espacios, velocidades y momento de encuentro en el lugar de incorporación o enlace con la autopista así como las posibles variaciones que puedan realizar, bien desplazándose o aminorando la velocidad, para actuar en consecuencia.
  • (S) Señalizar la maniobra claramente y con suficiente antelación.
  • (M) Entrar en la autopista desde el carril de aceleración en el momento previamente elegido o programado.

Si la incorporación no se puede efectuar como antes se ha indicado, por saturación o cualquier otra circunstancia hay que adaptar la velocidad e incluso detenerse si fuera preciso, aunque esta circunstancia se da en muy pocas ocasiones, porque los vehículos que circulan por la autopista o autovía aunque tienen preferencia de paso, también suelen tener la obligación de facilitar la incorporación, permitiendo que los vehículos que acceden a la autopista se intercalen entre ellos.

Levantar el pie del acelerador, frenar suavemente o desviarse al carril contiguo, son formas de permitir y facilitar la incorporación.

El conductor, cuando accede a la autopista o autovía por el carril de aceleración no debe preocuparle el hecho de circular más rápidamente que los que lo hacen por la autopista, porque este hecho no se considera adelantamiento.

Ver vídeo sobre cómo acelerar. Incorporaciones a vías.

Ver vídeo sobre cómo acelerar. Incorporaciones a vías.


PROGRESIÓN NORMAL.

UTILIZACIÓN DE CARRILES.
El alumno circulará normalmente por el situado más a la derecha pudiendo utilizar el resto cuando las circunstancias del tráfico o de la vía lo aconsejen, pero siempre a condición de no entorpecer la marcha de otro vehículo que le siga.

UTILIZACIÓN DEL ARCÉN EN LA AUTOPISTA.

El alumno tiene que recordar que como norma general ¡no se puede utilizar para circular (aunque la vía esté congestionada), ni para parar o estacionar! También recordará los casos en que se podría utilizar el arcén, centrándose ante todo en la explicación de las situaciones de emergencia que vendrán determinada por:
  • Malestar o enfermedad del conductor o pasajeros.
  • En caso de accidente, para situar, depositar provisionalmente el vehículo o su carga.
  • Averías y otras situaciones de emergencia.
  • Los vehículos de los servicios de urgencia que pueden utilizar el arcén son los destinados a los servicios de policía, extinción de incendios, protección civil y salvamento y de asistencia sanitaria pública o privada.

UTILIZACIÓN DEL ARCÉN EN LA AUTOVÍA.

Como norma general, el arcén de la autovía podrá ser utilizado por los conductores de vehículos especiales con masa máxima autorizada no superior a 3.500 kilogramos y excepcionalmente, los conductores de bicicletas mayores de 14 años podrán circular por los arcenes de las autovías, salvo que por razones justificadas de seguridad vial se prohíba mediante la señalización correspondiente. Dicha prohibición se complementará con un panel que informe del itinerario alternativo; también podrán circular los conductores de vehículos en seguimiento de ciclistas, en el caso de que no exista vía o parte de ella que les esté especialmente destinada, circularán por el arcén de su derecha, si fuera transitable y suficiente para cada uno de éstos, y, si no lo fuera, utilizarán la parte imprescindible de la calzada.

Deberán también circular por el arcén de su derecha o por la parte imprescindible de la calzada, los conductores de aquellos vehículos cuya masa máxima autorizada no exceda de 3.500 kilogramos que, por razones de emergencia, lo hagan a velocidad anormalmente reducida, para no perturbar con ello gravemente la circulación.

Todo conductor que, por razones de emergencia, se vea obligado a circular con su vehículo por una autovía a velocidad anormalmente reducida, deberá abandonarla por la primera salida.

El conductor de cualquiera de los vehículos citados, excepto las bicicletas, no podrá adelantar a otro si la duración de la marcha de los vehículos colocados paralelamente excede los 15 segundos o el recorrido efectuado en dicha forma supera los 200 metros.


LA VELOCIDAD.

ASPECTOS NORMATIVOS.
En relación a este tema el alumno recordará:

  • Las velocidades máximas permitidas en este tipo de vías.
  • El concepto de velocidad anormalmente reducida. El alumno nunca deberá entorpecer la marcha normal de los demás vehículos circulando, sin causa justificada, a una velocidad anormalmente reducida, estimándose como tal en autopista y autovía la que sea inferior a 60 kilómetros por hora.

DISMINUCIÓN DE VELOCIDAD.

El alumno entrenará en la forma como debe de llevar a cabo la reducción de velocidad de modo considerable. En estos casos siempre que sea posible, se empleará de forma reiterada las luces de frenado o bien el brazo izquierdo moviéndolo alternativamente de arriba a abajo con movimientos rápidos y cortos.

PECULIARIDADES QUE PRESENTAN LA EJECUCIÓN DE OTRAS MANIOBRAS.

LA PARADA Y EL ESTACIONAMIENTO.
En las autopistas y autovías está prohibido parar y estacionar, en:

  • Los carriles de las calzadas.
  • En la mediana.
  • Isletas, arcenes y otras partes de las mismas.

Se efectuarán en los lugares habilitados para ello, que son las áreas de descanso o de servicio. Las señales relacionadas con éstas áreas serán la S-263a y la S-123.

EL CAMBIO DE SENTIDO Y OTRAS MANIOBRAS PROHIBIDAS.
En autopista y autovía está prohibido:

  • Cambiar el sentido de la marcha, salvo en los lugares habilitados al efecto.
  • Dar marcha atrás.
  • Penetrar en la mediana o en los pasos transversales de la misma.
Existen pasos de mediana cada cierta distancia, pero no pueden ser utilizados, tanto si están cerrados (generalmente lo están con unas cadenas sustentadas sobre postes metálicos), como si están abiertos. Solamente pueden utilizarse los pasos de mediana cuando estén especialmente habilitados y señalizados para incorporarse a un carril habilitado para el sentido contrario al habitual. Se exceptúan de estas prohibiciones:
  • Los vehículos prioritarios, siempre que circulen en servicio urgente y no comprometan la seguridad de ningún usuario.
  • Los vehículos de los Agentes encargados de la vigilancia, regulación y control del tráfico que, al igual que en el resto de las vías, podrán utilizar o situar sus vehículos en la parte de la vía que resulte necesario cuando presten auxilio a los usuarios de la misma o lo requieran las necesidades del servicio o de la circulación.

CAMBIOS DE CARRIL.
El alumno observará especialmente la correcta disciplina de carril y cambios de carril.

ADELANTAMIENTO.
Al disponer esta clase de vías de distintas calzadas para la circulación en cada sentido, lo que elimina el peligro de colisión frontal, el adelantamiento en autopistas o autovías tiene las características propias de cuando esta maniobra se realiza sin invadir el sentido contrario.

No obstante, en atención a la velocidad a la que se circula por autopista y autovía, el conductor debe:

  • Extremar las precauciones.
  • Estar muy pendiente, a través de los espejos retrovisores, de los demás vehículos para comprobar sus movimientos, su velocidad y la distancia a que se encuentran.
  • Tener mucho cuidado con el ángulo muerto que a pesar de los espejos retrovisores siempre existe al mirar hacia atrás, ya que algún vehículo puede estar adelantando.
El adelantamiento debe realizarse siempre por la izquierda, nunca por la derecha ni por el arcén.
  • En consecuencia, los adelantamientos se efectuarán siempre por los carriles situados a la izquierda del carril más próximo al borde derecho de la calzada.

Las comprobaciones oportunas y la señalización de la maniobra se deben hacer con más antelación y al regresar al carril conviene dejar mayor distancia con el vehículo adelantado.

En calzadas que tengan por lo menos dos carriles reservados al mismo sentido de circulación, el conductor que vaya a efectuar un nuevo adelantamiento, podrá permanecer en el carril que haya utilizado para el anterior, a condición de cerciorarse de que puede hacerlo sin molestar indebidamente a los conductores de vehículos que circulen detrás del suyo más velozmente.

En calzadas de más de dos carriles destinados al mismo sentido de circulación, no deberán adelantar, si para ello han de desplazarse al tercer carril, pues están obligados a circular por el carril derecho y únicamente podrán utilizar el inmediato, es decir, el segundo carril, cuando las circunstancias del tráfico o de la vía lo aconsejen, pero siempre a condición de no entorpecer la marcha de otro vehículo que le siga, los conductores de:
  • camiones y furgones con masa máxima autorizada superior a 3.500 kilogramos,
  • conjuntos de vehículos de más de siete metros de longitud y
  • vehículos especiales a los que esté permitida la circulación por autopista o que, circulando por autovía o carreteras convencionales, no estén obligados a circular por el arcén.

SALIDA DE LA AUTOPISTA Y ATOVÍA.

PUESTO DE PEAJE A LA SALIDA DE UNA AUTOPISTA.
Cuando se pretenda salir de una autopista o autovía, bien porque finaliza o se abandona por una de las salidas habilitadas, hay que tener muy en cuenta la señalización que lo indique e ir pendiente de ella, ya que, en el supuesto de equivocarse o pasarse de la salida que se deseaba tomar, no se puede retroceder dando marcha atrás.

Al terminar la autopista, si ésta es de peaje, suelen estar situados los puestos de peaje o control, donde se suele pagar el importe del peaje o utilizar el medio técnico que posibilite el uso en condiciones operativas, en caso de peajes dinámicos o telepeajes.

Por tal motivo hay que reducir la velocidad con suficiente antelación y elegir el carril que conduzca a la cabina adecuada, conforme antes se ha indicado. Cuando se abandona la autopista o autovía por una de las salidas habilitadas, se debe:

  • Señalizar la maniobra con suficiente antelación con el indicador de dirección o, en su defecto, con el brazo.
  • Situarse en el carril de la derecha, o el de la izquierda en su caso, también con suficiente antelación y sin entorpecer a los demás.
  • Penetrar en el carril de deceleración lo antes posible, es decir, desde su inicio y, una vez en él, reducir progresivamente la velocidad.

ADAPTACIÓN DE LA CONDUCCIÓN Y CIRCULACIÓN DEL VEHÍCULO UNA VEZ ABANDONADA LA AUTOPISTA O AUTOVÍA.

CONSIDERACIONES.
No se olvide que los carriles de salida suelen presentar curvas cerradas, cuando no muy cerradas, y que, de no ajustar la velocidad al trazado de la curva, existe el peligro de colisionar con las vallas de defensa o salirse fuera de la calzada. Por esta razón, al abandonar la autopista o autovía se debe readaptar la conducción a las características de las carreteras convencionales:

  • En primer lugar hay que readaptar la velocidad, no sólo porque la velocidad a que se debe circular por carretera es menor, sino porque existe la tendencia de creer que se circula despacio, aunque realmente se haga a mayor velocidad.
  • En segundo lugar, hay que tener en cuenta las características de la circulación por una carretera normal o convencional en la que el conductor volverá a encontrarse con intersecciones, vehículos que circulan en sentido contrario, cambios de dirección, cambios de sentido, así como la presencia de toda clase de vehículos y usuarios en la vía pública.
  • También se deberá tener en cuenta el estado del pavimento, las curvas, los peligros, la inferior velocidad, etc.
  • Estas señales indican, la primera (S-2) que ha terminado la autopista y lasegunda (S-2a) que ha terminado la autovía.

Se deberá, pues, realizar un esfuerzo de adaptación a la nueva situación para que la conducción, pese a las limitaciones que conlleva la nueva vía, siga siendo segura.

Ver vídeo sobre cómo conducir por vías urbanas.


La Fuente de Información de este documento es del...

Programa propiedad de la Dirección General de Tráfico, editada en 1995 y dirigido por Don. Francisco Javier Uclés Sánchez.

Google

[IR A LA PÁGINA PRINCIPAL.]

[IR A LA PÁGINA DE ENSEÑANZA PRÁCTICA.]


¡Encuéntranos en!
facebook.
Entra en y hazte admirador de tu Web favorita de Seguridad Vial...
¡te esperan muchas sorpresas!
Autoescuela Testvial Gratis | Crea tu insignia

La Mirada.

AVISO LEGAL.