IR A LA PÁGINA PRINCIPAL
LA SEGURIDAD VIAL.
LAS DISTRACCIONES.
IR A LOS TESTS.
Manual Guía Didáctica Teórica.
Técnicas de Estudios.
Criterios de las Pruebas Teóricas.
Ir a la Guía para las Clases Prácticas.
Criterios de las Pruebas Prácticas.
El Rincón de los Futuros Profesores de Formación Vial.
Conducción en Condiciones Especiales.
Conducción en Condiciones Ambientales Adversas.
Tramitación Administrativa
Página Vídeos de Tráfico.
Test tipo multirespuesta.
Página consultar examen DGT.
Página consultar saldo puntos DGT.
Página Consultar Estado de las Carreteras.
Página cita previa en Jefaturas DGT.
¿Dónde están los radares de la DGT?
¿Cómo ahorrar Combustible?
Ocio y Vacaciones.
Alcohol y Conducción.
Educación Vial.
Recomienda Autoescuelas.
Los Coches más Vendidos.
Los Coches más Seguros.
El Seguro de los Vehículos.
Seguridad Peatones.
Enlaces de Interés.
CONTACTAR CON TestVial.com
Consejos y Avisos Legales

CONDUCCIÓN ECONÓMICA.

ASPECTOS RELACIONADOS CON LA MARCHA:

Las actitudes frente a la conducción y los aspectos relacionados con la marcha del vehículo son conceptos complementarios, ya que el ahorro en el consumo, conseguido gracias a una “conducción económica” puede desaparecer si el vehículo se utiliza, por ejemplo, sobrecargado.

La potencia exigida al motor para mantener una velocidad constante se emplea en vencer tres resistencias: aerodinámica, transmisión y rodadura

Aerodinámica.

La aerodinámica de un vehículo la determina su forma exterior. A partir de los 60 kilómetros por hora la resistencia aerodinámica es la fuerza más importante a vencer y en consecuencia cualquier modificación en la forma exterior del vehículo afectará considerablemente al consumo.

  • Los vehículos actuales tienen un coeficiente cercano al 0,32 (cx=0,32).
  • Un coeficiente aerodinámico alto indicará que el vehículo opondrá mayor resistencia al aire y se necesitará mayor potencia para que se produzca el movimiento.
  • Esto implicará mayor consumo al demandar al motor mayor potencia.

Para facilitar la circulación del aire alrededor del vehículo y, por consiguiente, reducir el consumo de carburante, se debe evitar:

  • Bajar demasiado los cristales de las ventanillas aumenta la resistencia aerodinámica, elevándose el consumo un 5%.
  • Cuando se conduce con las ventanillas bajadas se modifica el coeficiente aerodinámico, además de aumentar el riesgo de accidentes provocados por agentes externos que se introducen en el vehículo.
  • El aire no resbalará por la carrocería y se introducirá en el interior del habitáculo donde se “embolsa”, lo que exige un mayor esfuerzo para que el vehículo se desplace lo que se traduce en un incremento del consumo.

Por otra parte, no se trata de viajar de forma incómoda por falta de ventilación del habitáculo, sino de utilizar adecuadamente los dispositivos de aireación y ventilación del propio vehículo.

Transportar equipaje en la baca o llevarla instalada sin hacer uso de ella.
  • Sólo cuando no hay más remedio se puede acudir a la baca, pero colocando la carga de tal forma que se altere lo menos posible el perfil aerodinámico, procurando que la altura sea mínima.
  • Si se va a dar un uso esporádico a la baca, lo más aconsejable es desmontarla inmediatamente después de su utilización.
  • Para el transporte de objetos voluminosos, es mejor utilizar un remolque. Un remolque pequeño y bajo hace que se consuma menos que con el equipaje en la baca.
  • En la actualidad se comercializan portaequipajes aerodinámicos, que una vez instalados en la parte superior del vehículo, provocan un incremento del coeficiente aerodinámico sensiblemente inferior al que produciría la instalación del equipaje en una baca convencional.

Otra de las resistencias que debe vencer el vehículo es la de rodadura, determinada por la masa del vehículo y la presión de los neumáticos.

La masa del vehículo.

Cargar en exceso el vehículo con objetos o personas además de incidir negativamente en el consumo, es causa de un esfuerzo extra para el motor, la suspensión, y los frenos, lo que afecta la seguridad y aumenta los gastos de mantenimiento del vehículo.

Aparte de las consecuencias mecánicas por sobrecargar un vehículo, difíciles de cuantificar, se puede llegar a consumir hasta un 5% adicional por cada 100 kilogramos de masa suplementaria.

La carga deberá ir adecuadamente distribuida, bien centrada y repartida, de modo que no recaiga sólo sobre la parte trasera del vehículo, que se “aplastará”, levantándose la parte delantera.

Elementos auxiliares.

El empleo de equipos auxiliares, al ser generalmente de funcionamiento eléctrico, restan potencia al motor a través del alternador.

  • Uno de los equipos auxiliares cada vez más implantado es el aire acondicionado o el climatizador, según los vehículos, que supone cuando está en funcionamiento un considerable aumento del consumo de carburante, pudiendo llegar a suponer un aumento del orden del 20% del consumo de carburante.
  • Hay que utilizarlo de forma racional.
  • Se debe ajustar el nivel de frío a la temperatura ambiente, y si se dispone de climatización, mantener el interior del vehículo en torno a 23-24 grados en verano, temperatura más que suficiente para conseguir sensación de bienestar.

TESTS DE CONDUCCIÓN ECONÓMICA.

Fuente de información: Manual del Conductor de la DGT.

Documental. Mundo sin Petroleo (3-4)


PÁGINA CONSULTA EXAMEN.

PÁGINA PRINCIPAL.