IR A LA PÁGINA PRINCIPAL
LA SEGURIDAD VIAL.
LAS DISTRACCIONES.
IR A LOS TESTS.
Manual Guía Didáctica Teórica.
Técnicas de Estudios.
Criterios de las Pruebas Teóricas.
Ir a la Guía para las Clases Prácticas.
Criterios de las Pruebas Prácticas.
El Rincón de los Futuros Profesores de Formación Vial.
Conducción en Condiciones Especiales.
Conducción en Condiciones Ambientales Adversas.
Tramitación Administrativa
Página Vídeos de Tráfico.
Test tipo multirespuesta.
Página consultar examen DGT.
Página consultar saldo puntos DGT.
Página Consultar Estado de las Carreteras.
Página cita previa en Jefaturas DGT.
¿Dónde están los radares de la DGT?
¿Cómo ahorrar Combustible?
Ocio y Vacaciones.
Alcohol y Conducción.
Educación Vial.
Recomienda Autoescuelas.
Los Coches más Vendidos.
Los Coches más Seguros.
El Seguro de los Vehículos.
Seguridad Peatones.
Tests de la Constitución.
Enlaces de Interés.
CONTACTAR CON TestVial.com
Consejos y Avisos Legales

Actuación del conductor en caso de derrape.

El derrape o patinazo se produce cuando las ruedas pierden la adherencia sobre el pavimento y el vehículo se desplaza lateralmente, ajeno al control del conductor.

De los tres factores que intervienen en el derrape, el conductor, el vehículo y la vía, es el conductor, en definitiva, el más culpable porque exige al vehículo más de lo que pueda dar, al acelerar, frenar, accionar la dirección, en relación con las posibilidades de adherencia que los neumáticos tienen sobre el pavimento en un momento dado.

Causas del derrape; entre las más frecuentes, se pueden citar:

  • El uso brusco e inadecuado de los frenos.
  • El manejo incorrecto del volante al cambiar de dirección.
  • El uso brusco y excesivo del acelerador, especialmente con relaciones de velocidades cortas.
  • El mal uso conjunto de freno y dirección.
  • La velocidad excesiva o inadecuada.

Medidas para evitar los derrapes.

El mejor sistema de evitar los patinazos es conducir de forma que no se produzcan. Los conductores no sólo provocan los patinazos o derrapes, sino que, una vez producidos, tienen tendencia a agravarlos aún más.

Son muchas las circunstancias que pueden servir de indicio o aviso para aviso para que el conductor adopte las debidas precauciones y prevenga el derrape, porque si se produce éste, el resultado final muchas veces dependerá no tanto de la habilidad para salir de él como de la suerte o azar.

Las características del trazado y estado de la vía, la existencia de curvas, manchas de grasa, grava, barro u hojas, las condiciones meteorológicas o ambientales adversas, el estado de los frenos o los neumáticos, son otros tantos indicios y avisos que el conductor debe apreciar y valorar para prevenir y no crear situaciones de peligro.

Estos indicios o avisos, indican al conductor que debe moderar la velocidad, aumentar la distancia de seguridad y frenar, girar o acelerar de forma mucho más suave y progresiva y con más anticipación, porque el agarre de los neumáticos es mucho menor.

Actuación en caso de derrape.

Si el derrape se produce por exceso de frenada, lo primero que hay que hacer es dejar de frenar inmediatamente, levantando el pie del pedal del freno. Esto es más fácil de decir que de hacer, porque la tendencia natural del conductor es tratar de detener el vehículo frenando a fondo y permanecer así durante todo el patinazo, con lo que las ruedas siguen bloqueadas. Por consiguiente, al más leve derrape se debe levantar el pie del freno.

Si el derrape es un leve coleo del vehículo, en vehículos de tracción puede corregirse con un ligero movimiento dela dirección, girando el volante en el mismo sentido en que se desplaza o derrapa el eje trasero, sin dejar de acelerar, para que las ruedas recuperen la trayectoria. En los vehículos de propulsión, levantar ligeramente el pie del pedal del acelerador.

Si el patinazo o derrape es fuerte, para tener posibilidades de corregirlo, como norma general, el conductor debe:

  • No frenar, porque si se frena se empeora la situación.
  • No desembragar, porque si se pisa a fondo el pedal del embrague se prescinde de la fuerza de retención del motor.
  • No levantar el pie del pedal del acelerador, pero tampoco acelerar a fondo, sino de manera suave y progresiva, según las necesidades de cada momento, si el vehículo es de tracción. Si el vehículo fuera de propulsión, deberá levantar totalmente el pie del pedal del acelerador.
  • Girar el volante hacia el lado al que derrapan las ruedas traseras, es decir, si la trasera del vehículo se va hacia la izquierda, se girará el volante también a la izquierda; si la trasera se va hacia la derecha, se girará el volante a la derecha. En todo caso hay que tener cuidado en la corrección que se haga, porque un exceso de corrección en el volante y, por contrario y a dar bandazos, o producirse un trompo.
  • Si el derrape se origina en el eje delantero, se girará el volante al lado contrario del que se vaya a la parte delantera, acelerando con decisión si el vehículo es de tracción y suavemente si es de propulsión.
  • Si fuere necesario dar varios golpes de volante a derecha e izquierda, estos golpes deberán ser sucesivos y de forma que cada vez vayan disminuyendo en amplitud.
  • Enderezar la dirección de manera gradual hasta conseguir que el vehículo recupere su trayectoria normal.
  • Si el derrape se produce por exceso de aceleración, levantar en todo caso el pie del pedal del acelerador y actuar sobre el volante, como antes se ha indicado.

¿Cómo controlar un derrape?


IR A LA PÁGINA PEATONES.

IR A LA PÁGINA TESTS DE LA CONSTITUCIÓN.

PÁGINA PRINCIPAL.