IR A LA PÁGINA PRINCIPAL
LA SEGURIDAD VIAL.
LAS DISTRACCIONES.
IR A LOS TESTS.
Manual Guía Didáctica Teórica.
Técnicas de Estudios.
Criterios de las Pruebas Teóricas.
Ir a la Guía para las Clases Prácticas.
Criterios de las Pruebas Prácticas.
El Rincón de los Futuros Profesores de Formación Vial.
Conducción en Condiciones Especiales.
Conducción en Condiciones Ambientales Adversas.
Tramitación Administrativa
Página Vídeos de Tráfico.
Test tipo multirespuesta.
Página consultar examen DGT.
Página consultar saldo puntos DGT.
Página Consultar Estado de las Carreteras.
Página cita previa en Jefaturas DGT.
¿Dónde están los radares de la DGT?
¿Cómo ahorrar Combustible?
Ocio y Vacaciones.
Alcohol y Conducción.
Educación Vial.
Recomienda Autoescuelas.
Los Coches más Vendidos.
Los Coches más Seguros.
El Seguro de los Vehículos.
Seguridad Peatones.
Tests de la Constitución.
Enlaces de Interés.
CONTACTAR CON TestVial.com
Consejos y Avisos Legales

Reventón de un neumático.

El reventón del neumático puede producirse por un exceso de temperatura, debido a circular a excesiva velocidad con un neumático deteriorado o deformado, o sin la presión de inflado adecuada. Otro tanto podría decirse de un vehículo excesivamente cargado.

También la naturaleza del asfalto puede influir en aumentar esta posibilidad, ya que, en pavimentos concebidos para acrecentar la adherencia, el rozamiento es mayor y la temperatura aumentar cuando se sobrepasa la velocidad para la que se pensaron.

El primer síntoma es un estallido seguido de un fuerte tirón de la dirección hacia un lado y una cierta inclinación de la carrocería. En ese momento se comenzará a circular prácticamente sobre la llanta y, si el suelo es duro, la marcha podrá continuar; si fuera blando, por el contrario, la llanta se clavará materialmente en el suelo, ofreciendo una mayor resistencia.

De cualquier forma, existen diferencias en el comportamiento del vehículo en relación con la rueda reventada y las propias características del mismo, y así:

  • Si el vehículo es de propulsión y la rueda reventada es una de las traseras, el efecto será notable, ya que el diferencial obligará a funcionar más a la otra rueda. No es, sin embargo, el supuesto más peligroso, ya que con una dirección en perfectas condiciones será posible corregir la trayectoria, siempre que, de momento, se mantenga la aceleración y, una vez conseguida una trayectoria recta, se inicie una deceleración y el frenado suave y progresivo.
  • Si el vehículo es de propulsión y la rueda reventada es una de las delanteras, el efecto será muy superior y el vehículo tenderá a dar bandazos. El acelerador puede ayudar a conseguir una trayectoria determinada, pero en este caso la utilización brusca del freno está absolutamente contraindicada, ya que, además de la resistencia que ofrece la rueda cuyo neumático ha reventado, se desplazará el peso hacia adelante como consecuencia de la frenada y la llanta quedará como anclada en el pavimento, actuando como un eje fijo sobre el que girará el vehículo.
  • Si el vehículo es de tracción y la rueda reventada es una de las traseras, posiblemente se esté ante el supuesto más favorable, pues, aunque el conductor utilizará instintivamente el freno, el peso de desplazaría hacia adelante, disminuyendo el rozamiento de la llanta de la rueda reventada. De cualquier forma, la utilización brusca del freno no es aconsejable.
  • Si el vehículo es de tracción y la rueda reventada es una de las delanteras, el supuesto sería posiblemente el más conflictivo, pues, además de que el funcionamiento del diferencial ayudará a que el tirón sea más fuerte, el reventón ha ocurrido precisamente en una de las ruedas del eje donde va la dirección. En ningún caso debe tocarse el freno, sino, manteniendo el volante hacia el lado hacia el que se desplaza el eje trasero, intentar conseguir la trayectoria deseada para después dejar detenerse el vehículo suavemente.

Pérdida de una rueda.

  • Es un suceso raro cuyo origen sólo puede estar en una deficiente sujeción de las tuercas por no haberlas apretado suficientemente.
  • El síntoma es semejante al del reventón, aunque de forma brutal, ya que no es la llanta sino el disco, el tambor o incluso parte de la carrocería los que van a rozar con el pavimento.
  • Los efectos son igualmente semejantes a los del reventón y, por tanto, la peligrosidad variará en relación al lugar de donde se desprenda la rueda y del sistema de propulsión o tracción del vehículo.
  • Los comportamientos a adoptar son, por tanto, análogos. Especialmente si la pérdida es de una rueda delantera, no debe sobrecargarse el peso precisamente delante al frenar bruscamente ni sobre el lado afectado (que es hacia el se desplazará el vehículo), debiendo girarse enérgicamente la dirección hacia el lado contrario.

Cómo actuar ante un pinchazo

  • Agarra el volante con firmeza, mantén la calma y reduce la velocidad progresivamente, olvidándote de las frenadas bruscas. Puedes ayudarte del freno motor para ir reduciendo marchas mientras buscas un lugar seguro para pararte.
  • Conecta las luces de emergencia para avisar a otros conductores que circulen por detrás. Es preferible circular unos metros en esas condiciones antes que pararse en un lugar que ponga en peligro tu integridad y la del resto de conductores. No olvides utilizar tanto los chalecos como los triángulos de emergencia para señalizar.
  • Ya puedes cambiar la rueda o bien esperar al servicio de asistencia en carretera, como el que te ofrece los Seguros de Coche.
  • Aunque existen otros medios para solucionar pinchazos, que no reventones, puedes adquirir un kit antipinchazos para solventar este tipo de situaciones, y poder realizar unos pocos kilómetros. Se trata de una botella de aire comprimido que te permite hinchar la rueda para aquellos pinchazos ligeros, pero no es conveniente recorrer grandes distancias con este método.
  • Es preciso saber cómo actuar ante un pinchazo, ya que éste puede producirse en el momento más inesperado. Aun así, siempre podemos poner en práctica algunos remedios para evitarlo, como por ejemplo llevar siempre los neumáticos en buen estado y con las presiones correctas.

Neumáticos y adherencia.


NUEVA LEY DE SEGURIDAD VIAL.

IR A LA PÁGINA PEATONES.

IR A LA PÁGINA TESTS DE LA CONSTITUCIÓN.

PÁGINA PRINCIPAL.